¿Querés enterarte de promociones, sorteos y descuentos? Todo eso se viene en la newsletter quincenal, apuntate gratis!

Un importante protagonista de la ceremonia: el padrino de boda

Un importante protagonista de la ceremonia: el padrino de boda

La organización de una boda es muy compleja, y son muchas las decisiones que nos obliga a tomar. Entre ellas, una de las más importantes, aunque no lo parezca a simple vista, es la elección del padrino de boda.

Debemos tener en cuenta que en la boda, y por supuesto después de los novios, el padrino es la persona más relevante. En una boda clásica, a él le corresponden una serie de responsabilidades y tareas, tanto durante la preparación de la ceremonia como durante el desarrollo de la misma, que son importantes para que podamos considerar que el evento ha sido todo un éxito. Por lo tanto, debemos pensar bien a quién elegimos, procurando que sea una persona que esté a la altura de las circunstancias y que, en vez de aligerarnos de tareas, no nos proporcione aún más trabajo.

Es una costumbre muy extendida que el padrino de boda sea quien lleva a la novia al altar, por lo que suele otorgarse al padre de la novia dicho papel. Sin embargo, no es preciso que sea así, pudiendo perfectamente ser el padre quien acompaña a la novia al altar pero desempeñando otra persona el rol de padrino, soliendo ser en este caso generalmente un amigo de los contrayentes.

Las tareas a realizar por el padrino varían de un país al otro, incluso de una zona a otra del mismo país. En algunos lugares, por ejemplo, el padrino es el encargado de comprar uno de los complementos más importantes de la novia, como es el ramo. En otros, es también costumbre que acompañe a la madrina, una vez finalizada la ceremonia nupcial, en el trayecto hacia el lugar en que va a tener lugar el banquete.

Una de las más relevantes responsabilidades del padrino, común en casi todos los rincones del mundo, es que sea quien se encarga de custodiar los anillos antes de la boda, asegurándose de que llegan al lugar en el cual ésta se celebra, y guardándolos hasta que llega el momento del intercambio de alianzas, momento en que las deberá entregar al novio.

http://quiendijoboda.blogspot.com.es/2014_01_01_archive.html

Si deseamos una boda protocolaria y clásica, hemos de saber que el padrino, durante la ceremonia, deberá colocarse junto al novio, mientras que en el otro lado tendrá a los testigos del mismo. Finalizada la ceremonia, en el momento de salir, deberá ir, acompañado de la madrina, justo detrás de los recién casados.

Otra de las tareas que se suele asignar al padrino, es la de pronunciar el típico discurso una vez ha terminado ya el banquete de bodas, así como la de efectuar el primer brindis.

En cuanto al baile, como todos sabemos, el primero corresponde a los novios, mientras que el padrino deberá bailar el segundo con la novia, y el tercero con su propia pareja.

Un último tema es el de cómo debe vestir el padrino durante la ceremonia. Simplemente, deberá limitarse a estar en consonancia con el novio, vistiendo con el estilo elegido por éste. Tan poco considerado es que el novio vista chaqué y el padrino vaya con traje, como que el novio lleve traje mientras que el padrino luce chaqué. Es decir, no debe pecar ni por exceso ni por defecto.

Y, aunque sabemos que es una norma difícil de seguir, cabe advertir que el protocolo tradicional exige que no se quite la chaqueta en ningún momento del evento, ni tan siquiera durante el baile. Esta norma se extiende a todos los caballeros, y por supuesto casi todos perdonamos su infracción.

Artículos relacionados

Deja un comentario

El email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar