¿Querés enterarte de promociones, sorteos y descuentos? Todo eso se viene en la newsletter quincenal, apuntate gratis!

Versiones más saludables de lo que te gusta

Versiones más saludables de lo que te gusta

Partiendo de la frase “Todo lo bueno o es pecado o engorda”, pareciera que sólo tenemos dos opciones: disfrutar las delicias gastronómicas que tanto amamos y engordar, o abstenernos de todo lo que nos encanta, comer desabrido y estar sanos y en nuestro peso. Nada más alejado de la realidad!

Estamos tan acostumbrados a comer comidas procesadas llenas de saborizantes, aditivos y químicos inexistentes en la naturaleza, que es como si nuestros paladares se hubieran adormecido ante todos esos estímulos olvidando disfrutar de lo exquisito que la naturaleza nos brinda.

Regresar a una alimentación más sana, simple y natural puede parecer desalentador, pero es cuestión de ir cambiando ingredientes a los que estamos acostumbrados por sus versiones más sanas y poco a poco nuestro cuerpo irá pidiendo más de estos productos naturales que también son deliciosos, pero que hemos olvidado saborear.

Azúcar:

El azúcar blanca refinada es completamente adictiva y se encuentra inequivocablemente asociada a muchas enfermedades contemporáneas como son la obesidad y la diabetes. Sin embargo, existen muchos endulzantes naturales que pueden sustituir este compuesto presente en casi todos los productos comerciales: Miel de abeja, miel de maple, azúcar de maple, azúcar de coco, azúcar de dátil, stevia, jarabe de arroz y néctar de ágave. Aunque tampoco es recomendable abusar en su consumo, estas opciones siempre serán más recomendables.

Bebidas:

La leche de vaca hoy en día se encuentra llena de hormonas y antibióticos que pueden perjudicar nuestra salud; una opción es optar por leches vegetales como las de almendra, arroz, avena, coco y soya.

En el caso del café, 1 taza al día puede representar beneficios saludables, pero si se toma con más frecuencia, se recomienda elegir bebidas con menos cafeína como son el té negro, té verde o té blanco, o infusiones herbales como el mate originario de Sudamérica.

Grasas:

En la dieta debe existir un balance entre los ácidos grasos Omega-3 y Omega-6, sin embargo los aceites de girasol, maíz y soya que normalmente usamos están  cargados de grasas Omega-6 creando un desequilibrio nocivo para el organismo. Esto se puede evitar eligiendo grasas saludables como: aceite de oliva, aceite de coco, aguacate, nueces y semillas.

Otras posibilidades que se pueden sustituir sencillamente por sus versiones naturales son: sal blanca por sal de mar, chocolate de leche por chocolate amargo, harinas blancas y cereales refinados por harinas integrales y cereales enteros.

Haciendo pequeños cambios se puede lograr mucho en términos de salud, así que empieza hoy sustituyendo algún ingrediente por su versión más saludable, y en poco tiempo serás otra persona.

Fuente: Joshua Rosenthal y Valeria Lozano

Imagen: Pixabay

Artículos relacionados

Deja un comentario

El email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar