¿Querés enterarte de promociones, sorteos y descuentos? Todo eso se viene en la newsletter quincenal, apuntate gratis!

Trabajar en un ambiente de hombres

Trabajar en un ambiente de hombres

oficina

Aunque nos empeñamos, día a día, en ser valoradas en el ambiente laboral, con los mismos privilegios y obligaciones que nuestros compañeros de trabajo varones. Lamentablemente aún existen algunas diferencias inevitables. Algunas de ellas juegan en nuestra contra, pero otras están a nuestro favor. Esto debido a que las diferencias mismas hacen que seamos buenas en cosas que ellos no lo son, y viceversa.

Aunque no se puede generalizar, porque cada mujer y cada hombre son diferentes. Algunas mujeres suelen mostrarse un poco más inseguras o tienden a depender en algunos aspectos de sus compañeros varones; o por lo contrario, a usarlos para obtener algún provecho, valiéndose de ser mujeres atractivas.

Pero, si lo que buscas es ser considerada una buena profesional, debes saber como comportarte con ellos en todo momento. Aún en situaciones que pueden atemorizar a la más valiente.

Las reglas para trabajar en un ambiente repleto de hombres, o incluso cuando sos la única representante del sexo femenino de la empresa, son:


No dependas de ellos.
Si hay algo que no puedas resolver, se verá mucho mejor si pedís que te expliquen como hacerlo, que comiences la famosa frase: “vos que sos varón no podés…”. En las únicas ocasiones que podés pedir algo de ayuda extra, es si el problema involucra un esfuerzo físico y tenés alguna excusa incuestionable para realizarlo.

Hacéte valer. Si de repente formás parte de una empresa o una oficina donde sólo había varones antes de llegar vos, es lógico que al inicio te sientas excluida de sus temas de conversación. Debes tratar de adaptarte poco a poco, sin que esto signifique que termines sabiendo más de fútbol que ellos. Pero, si sentís que sus bromas se suben de tono o te molesta su conversación, debes hacerles saber amablemente que deben aprender a controlarse delante de vos.

Por ningún motivo histeriquees. Todas sabemos como lograr que un hombre haga lo que queremos; pero, el ambiente de trabajo no es el lugar para aplicar estos truquitos ni para exhibir nuestros encantos. Evitá la ropa demasiado provocativa y mostrate siempre muy profesional.

Mostrate segura y accesible si sos la jefa. Si tenés varios subordinados del sexo opuesto, no permitas que te disputen el poder. Tratalos siempre con respeto y consideración, sin prepotencia, pero no dejés que piensen que te sientes insegura o que no tenés madera de líder.

1 Comentario

Artículos relacionados

Deja un comentario

El email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar

1 Comentario

  • Carla Silvana
    25/04/2009, 18:51

    Buenas tardes,

    Me encantaría formar parte de este grupo. Considero muy importante participar activamente con proyectos que busquen crear una sociedad mejor y más digna para todos (niñas y niños, mujeres y hombres).
    Estoy segura que al fomentar una conciencia hacia el amor propio, aumentamos el conocimiento sobre nosotras mismas y logramos construir una base de respeto y comunicación en nuestras relaciones personales y profesionales tal, que sacamos lo mejor de nosotras y de los demás.
    En mi caso, mi trabajo es tradicionalmente masculino y de hecho en mi oficina la mayoría son hombres y reconozco que tiene sus complejidades, pero lo tomo como una oportunidad de crecimiento personal.

    Gracias por el espacio

    RESPONDER