¿Querés enterarte de promociones, sorteos y descuentos? Todo eso se viene en la newsletter quincenal, apuntate gratis!

Amigos invisibles en la infancia

Amigos invisibles en la infancia

El origen suele ser alguna dificultad para relacionarse

Como todos sabemos, hay algunos niños que dicen compartir sus juegos con un amigo que nadie más consigue ver, un amigo que, a pesar de que el pequeño se muestra fuertemente convencido de su existencia, no es real. Es lo que solemos llamar un amigo invisible o un amigo imaginario.

Muchos son los padres que se inquietan cuando su hijo les dice tener uno de estos amigos. Los temores de los progenitores en este caso suele tener su origen en gran parte en el hecho de que estamos muy acostumbrados a conocer este fenómeno a través de películas, que muchas veces lo asocian a fenómenos paranormales o problemas psiquiátricos, y posiblemente por ello el tema nos preocupa más de lo que realmente debería hacerlo.

Aunque no es motivo de alarma, sí debemos prestar atención y reaccionar de la manera apropiada cuando nuestro hijo nos dice que tiene un amigo invisible, algo que incluso a veces le puede reportar problemas con sus amigos, que pueden ver este hecho como una rareza del pequeño.

Si el niño tiene menos de siete años el tema no debe provocarnos mucha preocupación, ya que hasta que han cumplido dicha edad una de las características de los pequeños es que confunden aún realidad y ficción, no tienen el criterio suficiente como para distinguir la línea de separación entre ambas.

El motivo de la existencia de dicho amigo invisible tiene su origen casi siempre en algún vacío que el niño siente en su interior, relacionado con su comunicación con los demás. Algunos estudios realizados al respecto demuestran que los niños retraídos o tímidos suelen experimentar más este fenómeno, debido a que por regla general acostumbran a no tener muchos amigos debido al problema que tienen para comunicarse y relacionarse.

http://rotativo.com.mx

También los hijos únicos se encuentran entre quienes más a menudo están convencidos de tener un amigo invisible, debido en este caso a la falta de hermanos y, por tanto, de compañeros de juegos dentro del ámbito del hogar, que sustituyen con el imaginario personaje, lo cual refuerza aún más esta teoría.

La actitud de los padres, lejos de alarmarse, ha de ser, ante todo, la de averiguar si realmente el motivo de que el amigo invisible sea consecuencia de esta falta de amigos o compañeros de juegos. Una vez comprobado, la actitud correcta y más apropiada es la de prestar más atención al pequeño e intentar jugar con él, poniendo sin embargo, al mismo tiempo, todos los medios a su alcance para solucionar el problema que en el fondo embarga al niño, con el propósito de conseguir que logre entablar amistades reales, con lo cual irá dejando de lado a las imaginarias, hasta el momento en que éstas desaparezcan totalmente.

Si los padres creen que el motivo ha de ser otro, o si una vez cumplidos los 7 años el pequeño sigue convencido de la existencia del personaje en cuestión, aunque tampoco hay motivo para asustarse ni alarmarse, tampoco está de más visitar a un profesional, que sabrá averiguar qué es lo que empuja al niño a tener un amigo invisible. Y, una vez conocida la causa, será fácil de deducir cuál deberá ser la actitud para solucionar el tema.

Foto 1 y foto 2

Artículos relacionados

Deja un comentario

El email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar