¿Querés enterarte de promociones, sorteos y descuentos? Todo eso se viene en la newsletter quincenal, apuntate gratis!

¿Cómo combatir la retención de líquidos?

Esponja

La retención de líquidos es un problema que se da más en mujeres que en hombres. Se produce, generalmente, debido a problemas o cambios hormonales, lo que provoca que una puede sentirse una verdadera esponja en determinados días del mes. Esto se hace más complicado aún en las mujeres embarazadas.

La hinchazón generada por la retención de líquidos puede causar edemas y hasta dolores musculares. Otros síntomas son el aumento brusco de peso y volumen y la sensación de cansancio en las zonas afectadas, mayormente piernas, muslos y brazos.

Para evitar estos inconvenientes y mejorar la calidad de vida, se debe:

  • Realizar ejercicio físico con regularidad, para tonificar los músculos y reducir la presión sanguínea.
  • Reducir el consumo de sal, sustituyéndola por hierbas aromáticas, limón o ajo.
  • Tomar por lo menos 2 litros de agua al día, para estimular los riñones y desintoxicar el organismo.
  • Cambiar constantemente de postura, no permanecer en una postura, sentada o parada, mucho tiempo.
  • Consumir vegetales y frutas como alimentos principales.
  • Incrementar el consumo de potasio, para ello, nada mejor que consumirlo en frutas como la banana o en verduras y hortalizas.
  • Evitar alimentos salados y pre-procesados, como fiambres y embutidos, panes, sopas, alimentos ahumados, etc.

En caso de sentir que se esta sufriendo retención de líquidos:

  • Se puede disminuir las molestias con una reparadora inmersión en el agua, ya sea en el mar, piscina o bañera.
  • Descansar las piernas y pies, recostándose y elevando los acomodando los pies sobre alguna almohada para que queden elevados.
  • Consumir alimentos diuréticos, como té verde, té de maíz, de alfalfa, manzanilla, hinojo; o frutas y verduras como: ananá, manzana, uvas, espárragos, remolacha, zanahoria, apio, acelga, aceitunas verdes, lechuga, etc.
  • Dormir por lo menos 8 horas, durante las noches para descansar adecuadamente.
  • Si es posible, acudir a una clínica de masajes linfáticos.

Artículos relacionados

Deja un comentario

El email no se publicará. Los campos obligatorios están marcados con *

Cancelar